El Audi RS7 piloted driving, al límite en el Sonoma Raceway de California

Audi RS7 piloted driving concept

La nueva generación del Audi RS7 piloted driving concept se ha superado una vez más, ahora en uno de los circuitos más espectaculares del mundo, el Sonoma Raceway de California. Esto demuestra que la conducción autónoma de Audi está cada vez más cerca de su aplicación a vehículos de producción en serie, esperándose que vea la luz en la próxima generación del Audi A8.

 

“En Sonoma hemos llevado el RS7 piloted driving concept a sus límites físicos vuelta tras vuelta, y ha superado el reto con precisión uniforme”, comenta el responsable de desarrollo de frenos, dirección y sistemas de asistencia al conductor de Audi, Thomas Muller. “El coche ha conseguido tiempos por vuelta mejores que los de los conductores de coches deportivos”. De hecho el RS7 piloted driving completó los 4.050 metros del trazado en sólo 2:01,01 minutos.

Desde hace ya tiempo Audi está ensayando la tecnología de la conducción pilotada bajo condiciones cada vez más difíciles y extremas. Su primer concepto de RS7 alcanzó los 240 km/h en el circuito de Hockenheim, así como un segundo prototipo de A7 piloted driving se ha enfrentado en varias ocasiones al tráfico real en ciudad y carretera, como en Shanghai o desde Silicon Valley a Las Vegas. La nueva generación del RS7 piloted driving concept, con 560 cv y 400 kg menos, controla siempre de forma autónoma y con gran precisión todas las funciones de conducción, ya sea frenando, al afrontar una curva o al acelerar.

Las tecnologías para la conducción pilotada contribuyen notablemente a la seguridad, sobre todo cuando el conductor se siente superado o incapaz de atender todas las tareas de conducción. Además, ofrece a los conductores mayor libertad para organizar su tiempo en el coche. Cuando se utiliza para asumir temporalmente las tareas de conducción, la tecnología predictiva hace que la conducción sea más eficiente, reduce el estrés y mejora el confort.

La conducción pilotada hará su debut en la producción en serie en la próxima generación de la berlina de lujo Audi A8. De inicio los sistemas podrán asumir el control del coche en maniobras de aparcamiento, o en situaciones de tráfico congestionado en autopista en las que el vehículo está arrancado y parando de forma continua a velocidades de hasta 60 km/h.