Fuerte impulso de BMW a los autos de hidrógeno

Personal de BMW Group y TOTAL en la inauguracion

El fabricante alemán BMW abre al público junto a TOTAL una nueva estación de hidrógeno en Detmoldstrasse en la ciudad de Munich, lo que supone el inicio de un fuerte impulso al desarrollo de los autos alimentados por celdas de hidrógeno. Esta puesta de largo completa el Área Sur del proyecto europeo HyFIVE, la cual está conformada por Stuttgart, Munich, Innsbruck y Bolzano.

El Director de Research Powertrain en BMW Group, Matthias Klietz, resume las ventajas del hidrógeno de la siguiente forma: “Esta nueva forma de movilidad, basada en hidrógeno, ofrece a los usuarios privados y comerciales una movilidad eléctrica de largas distancias con cero emisiones locales con comodidad, espacio y reducidos tiempos de reabastecimiento”.

La nueva estación de energía múltiple TOTAL en Detmoldstrasse es la primera estación pública de abastecimiento del mundo donde las dos bombas administran hidrógeno utilizando dos tipos de tecnología diferente:

-Tecnología de almacenamiento de hidrógeno CGH2 de 700 bares de estándar industrial, cuya tecnología para vehículos con celdas de combustible ya está en funcionamiento.

-Tecnología de almacenamiento de hidrógeno crio-comprimido (CCH2). Esta tecnología desarrollada por BMW Group almacena el hidrógeno en estado gaseoso a una baja temperatura a bordo del vehículo a una presión de hasta 350 bares. Ofrece una capacidad un 50% mayor que los tanques de 700 bares y pueden soportar rangos de conducción de más de 500 kilómetros.

Con el fin de investigar y desarrollar ambos tipos de sistemas de tanques y su integración en el vehículo, BMW Group dispondrá de ambos sistemas para pruebas en condiciones normales de uso y no para su uso exclusivo en laboratorios.

Estos vehículos eléctricos con celdas de abastecimiento de hidrógeno ofrecen:
-Reabastecimiento rápido y conveniente en menos de cinco minutos.
-Largos rangos de conducción de más de 500 kilómetros.
-Conducción totalmente eléctrica con cero emisiones locales.

Dado que los vehículos con celda de combustible son particularmente indicados para viajes de largas distancias, BMW los encuentra como el complemento ideal para los modelos BMW i, así como para los futuros modelos de producción híbridos conectables de BMW, mismos que se basarán en la tecnología ya probada eDrive. La celda de combustible convierte el hidrógeno gaseoso en el tanque de combustible del vehículo en electricidad y agua. A largo plazo, la conducción con celda de combustible de hidrógeno se convertirá en una parte integral del programa Efficient Dynamics de BMW, añadiéndose a la diversidad de portfolio de sistemas de propulsión de BMW Group, que puede ser personalizado de forma flexible a diferentes conceptos de vehículos por requerimiento de los clientes o por requerimientos legales o regulatorios en diferentes mercados.

Lo que sí es imprescindible es una infraestructura completa de reabastecimiento de hidrógeno en los principales mercados automotrices, como ya lo es en Japón, California (Estados Unidos) o Europa (particularmente Alemania, Reino Unido y Escandinavia), para los que se prevé un desarrollo inicial para 2020.