El Mercedes-AMG C 63 S Coupé se dispara hasta los 510 hp. de potencia

Una verdadera obra de ingeniería ha desarrollado la división de competición AMG para su socio Mercedes. Uniendo sus siglas para dotar a cada nueva versión de una sonoridad nominal más rotunda, Mercedes-AMG, llegan en 2016 al mercado los elegantes, deportivos y veloces C 63 Coupé y C 63 S Coupé, la cúspide de la gama Mercedes C Coupé presentada hace pocos días.

Ambas versiones comparten motor, que sustitye al anterior 6.3 litros atmosférico. Ahora, Mercedes apuesta por un motor de 4 litros de cilindrada y dos turbocompresores que desarrollan 476 y 510 hp. de potencia, respectivamente. De hecho, el C 63 S Coupé marca un récord en la categoría de coupés deportivos de lujo y tamaño compacto, superando incluso al BMW M4: tarda en acelerar de 0 a 62 mph la escalofriante cifra de 3,9 segundos.

Y si de velocidad máxima hablamos, tampoco se quedan muy atrás. Aunque están limitadas electrónicamente a 250 km/h, ambas unidades pueden equipar el kit AMG Driver’s Package con el que la aguja del velocímetro alcanza los 290 km/h.

Por supuesto, los nuevos Mercedes-AMG C 63 y C 63 S Coupé cuentan con chasis específicos de mayor rigidez, suspensiones más firmes y autoblocantes traseros, de gestión manual en la versión estándar y electrónica para la variante S. Ambos también comparten unas vías ensanchadas, en 6,4 centímetros en el eje delantero y 6,6 cm. en el posterior para montar neumáticos más anchos, y por supuesto la tracción es a las ruedas traseras con una caja de cambios automática de siete velocidades con levas tras el volante.

Los eficaces programas de conducción AMG Dynamic Select (incluido el Modo RACE) que varían parámetros como la respuesta del acelerador, del cambio, la sonoridad del escape, el funcionamiento del ESP y de los (opcionales) amortiguadores de dureza variable; o un interior con unos espectaculares asientos tipo baquet, tapizados en cuero Ártico y microfibra Dinámica, o molduras en fibra de carbono y aluminio cepillado en salpicadero y puertas, ponen la guinda al anti M4 de Mercedes.