Enrique Iglesias causa furor en el Auditorio Nacional de México

Enrique Iglesias causa furor en el Auditorio Nacional de México

La energía, la pasión y el talento se conjugaron durante el concierto que ofreció, la noche de este viernes, el cantautor español Enrique Iglesias en el Auditorio Nacional, donde retomó su gira “Sex and Love”.

A lo largo de la velada, el músico arrancó desenfrenados gritos al público, puso a bailar a sus seguidores de años y a sus fans más jóvenes; se mantuvo todo el tiempo en contacto con los asistentes, dejándose consentir por estos y recorrió gran parte del foro entre brincos y piruetas.

Aún no aparecía el reconocido intérprete y ya se aglutinaban sus fans a la orilla del escenario, quienes impacientes de que comenzara el espectáculo musical, gritaban y aplaudían animosamente.

Poco después de las 21:30 horas, Enrique Iglesias comenzó el primer concierto que ofrece en México tras el accidente que sufrió durante su presentación Tijuana, donde se cortó los dedos con un drone.

El cantante, ataviado con una playera roja, una gorra gris y un pantalón de mezclilla color negro, abrió el espectáculo con el tema “Tonight”, que incitó a los asistentes a levantarse de sus lugares y permanecer así hasta el final del concierto.

Con su habitual carisma se acercó a saludar a sus seguidoras para luego interpretar “I like how it feels”, pidiendo al público que lo siguiera con el movimiento de sus manos.

A pesar de tener un vendaje en su mano lesionada, Enrique Iglesias se mostró eufórico, corrió por todo el escenario y por el pasillo que lo dividía del público, bajó del entarimado para que sus fans pudieran abrazarlo y tomarse “selfies” con él y brincó a los palcos.

Previamente a este último tema, Enrique Iglesias puntualizó: “Yo soy muy malo con las palabras pero cuando escribo mis canciones puedo expresar lo que siento, es la única forma en la que me sé comunicar y manifestarle a mi novia los buenos y malos momentos”.

Por breves minutos el interior del Coloso de Reforma quedó obscuro, cuando las luces se encienden, Enrique sorprendió al público al aparecer en un pequeño escenario ubicado en medio del recinto, permitiendo que la parte más alejada pudiera tenerlo cerca.