Baños terapéuticos, un aliado de tu belleza

Dí adiós a las molestias con un buen baño

Desde tiempos remotos, los baños terapéuticos se han usado para remediar todo tipo de trastornos. Si tienes molestias menores, estos baños son la solución ideal. Puedes conseguir los ingredientes en una tienda de conveniencia o también en tiendas naturistas.

 

Para dormir bien

Usa de cuatro a cinco gotas de aceite de lavanda, dos o cuatro cucharadas de sal de mar, tres gotas de aceite de mejorana y tres de aceite de limón. Otras esencias que pueden ayudarte a mejorar tu sueño pueden ser flor de lima, canela romana, y rosa. Además de ayudarte a caer profundamente en los brazos de Morfeo, mantendrán humectada tu piel y la dejarán suavecita.

Para liberar la tensión

Agrega tres gotas de ilang-ilang, de cinco a 8 gotas de lavanda, dos de bergamota y media taza de sales de Epsom, también conocidas como sulfato de magnesio. Puedes usar hierbas secas en lugar de aceites si es que no los encuentras. Por ejemplo, usa canela con lavanda y valeriana para preparar un baño contra la ansiedad. Amárralas con una pieza de muselina y colócalas bajo el chorro de agua mientras llenas la tina.

Pero si no quieres sumergir todo el cuerpo, opta por baños en palangana para recibir todas las bondades de esta terapia.

Para combatir la fiebre

La congestión o los dolores de cabeza, sumerge los pies en agua caliente con polvo de mostaza. Esto lleva la sangre a los pies y al mismo tiempo estima los vasos sanguíneos en la cabeza.

Para relajarte

Tras un día laboral demasiado estresante, qué mejor que un baño de pies. Agrega dos gotas de aceite de menta concentrado y cuatro de aceite de romero en agua caliente.

Ahora si ya estás lista para tomar un baño como te lo mereces. Si gustas consentirte al máximo te recomendamos adornar tu espacio con velas o con incienso para disfrutar aún más de ese baño.