¿Tienes resequedad vaginal? Te damos algunos remedios

La sequedad vaginal es común durante o después de la menopausia.

Existen algunos problemas que limitan la sensación de placer y disminuyen el deseo sexual, como la resequedad vaginal, es decir, la falta de lubricación de la vagina, la cual afecta a cerca del 50% de las mujeres entre los 40 y 50 años.

Algunos ejemplos de estas situaciones son como cuando existe una infección en esa área, situaciones de gran estrés, durante la realización de dietas estrictas, el aumento de glucosa en la sangre en el caso de las mujeres que sufren de diabetes o al usar excesivamente productos íntimos secantes.

Entre los síntomas más comunes están:

  • Sensación de quemazón en la zona genital
  • Irritación
  • Picores
  • Dolor al mantener relaciones sexuales.
  • Aumento de las ganas de orinar

Te damos algunos remedios o tips para evitar la resequedad vaginal:

1.- Utiliza lubricantes o cremas humectantes vaginales: Los productos con base hídrica ayudan a humectar la vagina y disminuyen las lesiones vaginales.

2.- Evita el uso de jabones, lociones, perfumes o duchas vaginales con fragancia.

3.- Lleva una dieta rica en soya: Ésta tiene sustancias vegetales llamadas isoflavonas, las cuales imitan ligeramente la acción de los estrógenos

4.- Visita a tu médico para que realice un diagnóstico adecuado y te ofrezca un tratamiento que alivie los síntomas.

5.- Incrementa la ingesta de agua: Al tomar los dos litros del vital líquido diarios, tu cuerpo se hidrata e incrementa tu lubricación vaginal, con lo que puedes tener un sexo divertido y excitante.

Remedio: Lavar una raíz de comfrey mediana, picar y colocar en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Beber dos tazas al día.

Remedio: El dong quai es una planta utilizada durante siglos en la medicina tradicional china para aliviar y combatir trastornos ginecológicos, como la menopausia y la sequedad en la vagina, ya que contiene fitoestrógenos naturales que actúan como reguladores hormonales femeninos.

Siempre te recomendamos acudir al médico para determinar con exactitud la causa de la sequedad vaginal (infecciones, menopausia, etc.).