Alika Kinan: De prostituta a heroína en contra del tráfico de personas

La mujer de nacionalidad argentina fue víctima de la prostitución por 16 años.

 

Alika Kinan de nacionalidad argentina había sido víctima de la prostitución dentro de su país por 16 años, algo que ella consideraba normal por ser algo que su familia había vivido a lo largo de la historia pues su madre, sus tías y su abuela habían corrido con la misma suerte.

Pensaba que me tocaba prostituirme a mí, que era un destino de la vida” fue lo comentado por la ciudadana argentina a la cadena de noticias BBC.

En el año 2012 pudo escapar de esta vida y casi cinco años después, en junio, fue distinguida como “Heroína” en la lucha en contra de la trata de 2017, esto por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Aika cuenta hoy con 41 años, y con anterioridad ha demandado a las personas que la prostituían a los largo de la Unión Americana.

Pudo conseguir que fueran sentenciados a cumplir penas de entre tres y siete años en la cárcel, aunque apelaron y ahora se encuentran en libertad.

Además ella se convirtió en la primera en la primera sobreviviente de trata en Argentina para la cual la justicia ordenó una indemnización “como forma de reparación por los derechos violados“, según información de la Fiscalía argentina.

Desde que Kinan realizó su escape en el año 2012 de este mundo de prostitución, “ha defendido incansablemente los derechos de mujeres a nivel provincial y nacional“, afirma el Departamento de Estado de EE.UU. en el reporte anual de Tráfico de Personas de 2017.

Alika recuerda que la invitación para que ella accediera a este mundo llegó por parte de una de sus amigas, la cual la invitó a ganar mucho dinero en la inauguración de un bar llamado “El Sheik”, fue entonces cuando inició su trabajo en ese medio.

Ha mencionado que la obligaban a estar con 20 o 30 hombres por noche, al igual que debia consumir mucho alcohol y llegó a consumir drogas para poder soportar las largas jornadas dentro del establecimiento.

Hasta que allanaron “El Sheik”, Alika no se sentía víctima de la situación, pues pensaba, al igual que muchas de ellas, que lo hacían voluntariamente.

Alika recibió una indemnización de 47 mil dólares estadounidenses para seguir con su vida, al igual que se decidió a iniciar el procedimiento legal en contra de las personas que eran encargadas de prostituirla.