Aumenta número de trabajadores crucificados en Paraguay

Aumenta número de trabajadores crucificados en Paraguay

Los crucificados por diferentes reclamos de carácter laboral aumentaron de 14 a 16 el miércoles en Paraguay.

Se clavaron a un madero cuatro 4 ex obreros de empresas contratistas que construyeron en los años 80 y 90 la represa hidroeléctrica paraguayo-brasileña Itaipú; y 12 choferes de una línea del transporte pública del área metropolitana.

La peculiar protesta se realiza a 20 kilómetros al norte de Asunción, enfrente de los talleres de la empresa de transporte La Limpeña, propiedad del diputado Celso Maldonado del opositor Partido Liberal Radical Auténtico.

En declaraciones a la radioemisora 1.080 m, de Asunción, Celso Maldonado confirmó que 51 conductores fueron expulsados de su empresa y preparaba el despido de otros 20. Argumentó que la desvinculación la ordenó porque, supuestamente, no cumplieron con las normas internas y dijo que la crucifixión es un “simple show”.

The Associated Press llegó a la tienda de plástico en donde se encuentran acostados los crucificados y pudo constatar, uno a uno, que efectivamente están clavadas sus manos con clavo de 8 pulgadas.

El líder de los ex obreros contratistas, Carlos González, dijo a la AP frente a la embajada de Brasil que se continuarán crucificados “hasta que den una solución a nuestro reclamo: el pago de una indemnización de aproximadamente 40.000 dólares para cada uno de los trabajadores que no llegamos a cobrar los mismos beneficios sociales que las empresas contratadas por Itaipú pagaban a los obreros brasileños”.

El sindicalista Juan Villalba dijo a la AP que el ministro del Trabajo Guillermo Sosa “me llamó por teléfono para que pida a los choferes que abandonen su protesta para no dar una mala imagen del país al papa Francisco. Pero los compañeros están decididos a permanecer crucificados“.