Grecia: Privatizan 14 aeropuertos

Grecia aeropuertos privatizados

El dilema de Grecia, que consistía en salir de la crisis sin la necesidad de hacer grandes concesiones al capital privado europeo, parece aclararse y lo que los expertos esperaban, a su vez, confirmarse: para salir de la crisis había que hacer concesiones, es decir, vender sus recursos, en este caso, 14 aeropuertos regionales.

Luego de que el mundo entero ha volteado su mirada a Grecia, nación cuna de la cultura occidental, por la crisis económica que desde hace décadas atraviesa el país, además por haberse convertido en un paradigma moderno que ha puesto en entredicho el beneficio de pertenecer o rechazar a organizamos transnacionales, ha comenzado a dar muestras de una salida negociada que parecía no llegaría a corto plazo: llegar a un acuerdo con el consorcio alemán Fraport-Sletel por un monto de 1360 millones de dólares para privatizar 14 aeropuertos.

Tras este anuncio, que implica una concesión por 40 años y tras ser la primera privatización luego de la aprobación del tercer rescate ratificado el pasado viernes por el Parlamento griego, distintos sectores de la sociedad helénica como los partidos de oposición alabaron la decisión y criticaron al gobierno por tardarse en demasía para hacerle frente a esta crisis.

Por su parte, miembros del partido Siryza, partido en el poder, condenaron el remate que se les está haciendo a los alemanes y la Plataforma de Izquierda declaro que: “era un gran regalo al gobierno alemán a cambio de un nuevo rescate catastrófico”.

Por otra parte, los críticos a esta decisión aseguran que los fondos que invertirá el consorcio alemán en la modernización de los aeropuertos son insuficientes en comparación con el enorme periodo de tiempo por el que se les cederá la administración de los aeropuertos.

Organizaciones como la Federación de Trabajadores de Aviación Civil Griegos (OSYPA) han declarado que recurrirán a huelgas y paros nacionales e irán hasta instancias internacionales para apelar esta decisión que pone en riesgo el patrimonio público del pueblo griego.

El gobierno de Grecia justificó estás acciones arguyendo que las privatizaciones se darán en un contexto distinto a las que se tuvieron previstas por las pasadas administraciones con el fin de “beneficiar a la economía y al pueblo griego”.